Gangrena gaseosa

La gangrena es la muerte de tejido del cuerpo. La gangrena gaseosa, también conocida como mionecrosis clostridial, es una forma de gangrena potencialmente mortal y de rápida propagación causada por una infección bacteriana. La infección causa toxinas que liberan gas, lo que conduce a la muerte del tejido.

© Schröpfer E, Rauthe S, Meyer T. (2008). "Diagnosis and misdiagnosis of necrotizing soft tissue infections: three case reports". Cases J 1(1):252. doi:10.1186/1757-1626-1-252. PMID 18937845.Paciente con gangrena gaseosa

Se puede presentar en cualquier parte del cuerpo, pero es más común en los brazos o las piernas.

Síntomas

Los signos y síntomas de la gangrena gaseosa son:

  • Aire debajo de la piel
  • Fiebre, dolor e hinchazón
  • Piel pálida que se vuelve gris, de color marrón-rojo o negro
  • Ampollas con secreción fétida
  • Sensación crepitante al tocar la piel de la zona afectada
  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Vómitos

Cuando consultar a un médico

Esta condición es una emergencia médica. Se propaga tan rápidamente que los cambios en la piel de la zona afectada se pueden ver en tan sólo unos minutos. Si tiene síntomas de gangrena gaseosa, busque atención médica de emergencia inmediatamente. Retrasar el tratamiento puede llevar a un choque, insuficiencia renal y coma. La muerte puede ocurrir dentro de las 48 horas de la aparición.

Si tiene una lesión, asegúrese de limpiar bien la piel. Comuníquese con su médico ante los primeros signos de infección.

Causas

La gangrena gaseosa es causada por una bacteria llamada Clostridium perfringens. 1 En algunos casos, puede ser causada por el Grupo A de Streptococcus.

La gangrena gaseosa generalmente se produce en una herida reciente, aparece de repente y se propaga rápidamente. En raras ocasiones, sucede de forma espontánea, sin causa aparente.  Algunas lesiones tienen un mayor riesgo de causar gangrena gaseosa, incluyendo:

  • Heridas muy profundas
  • Lesión a los músculos
  • Heridas contaminadas con excrementos o suciedad

Factores de riesgo

Los factores que aumentan el riesgo de desarrollar esta afección son:

  • Diabetes
  • Enfermedad de los vasos sanguíneos, como aterosclerosis
  • Cáncer de colon
  • Congelación
  • Fracturas abiertas
  • Utilizar una aguja contaminada para inyectar sustancias en los músculos

Complicaciones

La gangrena gaseosa es una emergencia médica. Puede causar mionecrosis (muerte del tejido muscular), la producción de gas, y la sepsis. Si no se trata rápidamente, puede conducir a la muerte en tan sólo 48 horas.

Diagnóstico

Su médico le realizará un examen físico para diagnosticar esta afección. Las pruebas de diagnóstico pueden incluir:

  • Análisis de la sangre, fluidos y tejidos para detectar Clostridium perfringens y otras bacterias.
  • Pruebas de imagen, como una resonancia magnética o una tomografía computarizada para comprobar la presencia de gas en los tejidos.

Tratamiento

El tratamiento debe comenzar de inmediato. Para los casos avanzados, puede ser necesario comenzar el tratamiento antes de tener los resultados. El tejido muerto o infectado se debe extirpar quirúrgicamente (desbridamiento), y se administrarán altas dosis de antibióticos.

En casos severos, se debe amputar una extremidad para evitar que la infección se propague al resto de su cuerpo.

Algunos médicos y hospitales utilizan la terapia de oxígeno de alta presión (oxígeno hiperbárico) para incrementar la cantidad de oxígeno en la sangre. Esta terapia se utiliza para ayudar a que las heridas se curen más rápidamente.

Los médicos recetan rutinariamente antibióticos antes y después de la cirugía para ayudar a reducir el riesgo de desarrollar una infección. Asegúrese de tomar todos los medicamentos como lo indique su médico.

Referencias

  1. Sakurai, J.; Nagahama, M.; Oda, M. (Noviembre de 2004). “Clostridium perfringens alpha-toxin: characterization and mode of action”. Journal of Biochemistry 136 (5): 569–574. doi:10.1093/jb/mvh161. PMID 15632295.