Gangrena: síntomas

La gangrena puede afectar cualquier parte del cuerpo, pero por lo general comienza en los dedos de los pies, o de las manos, los pies, o las manos.

Cuando la gangrena afecta a la piel, los signos y síntomas pueden incluir:

  • Decoloración de la piel – que va desde el pálido hasta el azul, morado, negro, bronce o rojo, dependiendo del tipo de gangrena
  • Dolor severo seguido por una sensación de entumecimiento
  • Herida con pus o que desprende mal olor
  • Falta de sensibilidad en un área determinada

Si tiene un tipo de gangrena que afecta a los tejidos de debajo de la superficie de la piel, tales como la gangrena gaseosa o la gangrena interna, puede notar:

  • Que el tejido afectado está hinchado y doloroso
  • Fiebre y malestar

Cuándo consultar a un médico

La gangrena es una condición seria que requiere tratamiento inmediato. Llame a su médico de inmediato si tiene dolor persistente e inexplicable en cualquier área del cuerpo junto con uno o más de los siguientes signos y síntomas:

  • Fiebre persistente
  • Cambios en la piel, incluyendo decoloración, calor, hinchazón, ampollas o lesiones – que no desaparecen
  • Secreción con mal olor saliendo de una lesión
  • Dolor súbito en el sitio de una cirugía o trauma reciente
  • Piel pálida, dura, fría e insensible, que puede ser un indicio de congelación

Si una infección bacteriana que se origina en el tejido gangrenoso se propaga por todo el cuerpo puede ocurrir una condición potencialmente mortal llamada shock séptico. Los signos y síntomas de shock séptico incluyen:

  • Presión arterial baja
  • Temperatura corporal de más de 38º C o inferior a 36º C
  • Aceleración del ritmo cardíaco (taquicardia)
  • Mareo al ponerse de pie
  • Dificultad para respirar (disnea)
  • Confusión
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Piel fría y sudorosa

La gangrena puede ser mortal si el área afectada cubre una gran parte de su cuerpo, y si el tratamiento no se proporciona con la suficiente rapidez.