Gangrena: tratamiento

El tejido dañado no es posible recuperarlo, pero pueden tomarse medidas para evitar que la gangrena progrese. Estos tratamientos incluyen terapia con antibióticos, cirugía o terapia de oxígeno hiperbárico. 1

Eliminación del tejido muerto

Desbridamiento de tejidos

En los casos de gangrena graves, se puede necesitar eliminar el tejido muerto o parte del cuerpo para ayudar a detener la propagación de la gangrena y permitir que el tejido sano cure. Este proceso se denomina desbridamiento. El desbridamiento se puede hacer con herramientas de cirugía o con productos químicos.

Terapia larval

En algunos casos se puede utilizar la terapia larval, también conocida como biocirugía, en lugar de la cirugía convencional para eliminar el tejido muerto. La terapia larval es un tipo de bioterapia que implica la introducción de gusanos en la piel con el propósito de limpiar y desinfectar el tejido necrótico (muerto) dentro de una herida.

Varios estudios médicos han demostrado que la terapia larval puede lograr resultados más eficaces que el desbridamiento quirúrgico. 2 Sin embargo, debido a la naturaleza de este tipo de tratamiento, muchas personas son reacias a intentarlo.

Amputación

En los casos graves de gangrena, puede ser necesario extirpar quirúrgicamente la parte del cuerpo afectada, como por ejemplo un dedo o una extremidad (amputación). La amputación puede prevenir que la gangrena se propague a otras partes del cuerpo. En ciertos casos, en el futuro el paciente puede ser equipado con una prótesis, o una extremidad artificial.

Tratamiento de la infección

© CalleamanecerAntibióticos administrados por vía intravenosa para tratar la gangrena

Si la gangrena está causada por una infección, en general se usan antibióticos administrados por vía intravenosa. 3

Para contrarrestar los efectos de la infección y acelerar el proceso de curación, también necesitará líquidos y nutrientes por vía intravenosa e incluso transfusiones de sangre.

Restaurar el flujo sanguíneo

Para las personas con mala circulación que resulta en gangrena, si es posible, el médico puede realizar una revascularización, es decir, reparar los vasos sanguíneos dañados o enfermos con el fin de aumentar el flujo sanguíneo al área afectada.

La angioplastia debe considerarse si la obstrucción severa en vasos bajos de la pierna conduce a la gangrena.

Terapia con oxígeno hiperbárico

Hyperbaric chamber for oxygen therapy

La terapia de oxígeno hiperbárico puede ser utilizada para tratar la gangrena gaseosa. Este tratamiento resulta en altos niveles de oxígeno que se propagan en el torrente sanguíneo y llegan a las zonas afectadas. La sangre rica en oxígeno reduce el crecimiento de bacterias que prosperan en ausencia de oxígeno permitiendo cicatrizar las heridas infectadas con mayor facilidad. 4

La terapia con oxígeno hiperbárico es eficaz en el tratamiento de la gangrena resultante de las úlceras del pie diabético, lo que reduce el riesgo de amputación.

Cirugía reconstructiva

Un injerto de piel es un tipo de cirugía reconstructiva que se puede utilizar para reparar los daños a la piel causados por la gangrena. Durante un injerto de piel, el médico extirpará la piel sana de otra parte de su cuerpo y con cuidado la extiende sobre el área afectada. La piel sana puede ser sujetada por un par de pequeños puntos de sutura. Un injerto de piel se puede hacer sólo si el suministro adecuado de sangre ha sido restaurado a la piel dañada.

Pronóstico

En general, las personas que tienen gangrena seca tienen los mejores pronósticos, porque no se trata de una infección bacteriana y se disemina más lentamente que los otros tipos de gangrena. No obstante, si una gangrena infectada se diagnostica y se trata rápidamente, la probabilidad de recuperación es buena.

Las probabilidades de tener complicaciones son más altas en las personas mayores, o bien las que tienen inmunodeficiencia o enfermedades latentes, como la diabetes, la aterosclerosis o bien ciertos tipos de cáncer, así como las personas con casos avanzados de gangrena en el momento en que buscan tratamiento. La gangrena puede ser mortal para ciertos individuos si no se proporciona tratamiento con suficiente rapidez o el área afectada cubre una gran área del cuerpo.

Referencias

  1. Gardner, AW; Afaq, A (Noviembre–Diciembre de 2008). “Management of lower extremity peripheral arterial disease”. Journal of cardiopulmonary rehabilitation and prevention 28 (6): 349–357. doi:10.1097/HCR.0b013e31818c3b96. PMC 2743684. PMID 19008688.
  2. Sun, Xinjuan; Jiang, Kechun; Chen, Jingan; Wu, Liang; Lu, Hui; Wang, Aiping; Wang, Jianming (Agosto de 2014). “A systematic review of maggot debridement therapy for chronically infected wounds and ulcers”. International Journal of Infectious Diseases 25: 32–7. doi:10.1016/j.ijid.2014.03.1397. PMID 24841930.
  3. Lipsky BA (Diciembre de 1999). “Evidence-based antibiotic therapy of diabetic foot infections”. FEMS Immunol. Med. Microbiol. 26 (3-4): 267–76. doi:10.1016/s0928-8244(99)00143-1. PMID 10575138.
  4. Slack WK (Mayo de 1976). “Hyperbaric oxygen therapy in anaerobic infections: gas gangrene”. Proceedings of the Royal Society of Medicine 69 (5): 326–7. PMC 1864235. PMID 1273078.